Arabic Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian
Get Adobe Flash player
Please update your Flash Player to view content.

El polietileno de baja densidad es un polímero de la familia de los polímeros olefínicos, como el polipropileno y los polietilenos. Es un polímero termoplástico conformado por unidades repetitivas de etileno. Se designa como LDPE (por sus siglas en inglés, Low Density Polyethylene) o PEBD, polietileno de baja densidad.

Como el resto de los termoplásticos, el PEBD puede reciclarse.

Polimerización

El polietileno de baja densidad es un «polímero de adición», conformado por unidades repetidas de etileno. Generalmente, el proceso de polimerización más comunmente empleado se realiza a alta presión, 1500 - 2000 kg/cm2

Estructura química

El polietileno de baja densidad es un polímero con una estructura de cadenas muy ramificadas; esto hace que tenga una densidad más baja que la del PEAD (0,92-0,94 g/cm3).

Características del polietileno de baja densidad

El polietileno de baja densidad es un polímero que se caracteriza por:

Buena resistencia térmica y química.
Buena resistencia al impacto.
Es de color lechoso, puede llegar a ser trasparente dependiendo de su espesor.
Muy buena procesabilidad, es decir, se puede procesar por los métodos de conformado empleados para los termoplásticos, como     inyección y extrusión.
Es más flexible que el polietileno de alta densidad.
Presenta dificultades para imprimir, pintar o pegar sobre él.

Procesos de conformado

Se puede procesar por los métodos de conformado empleados para los termoplásticos, como son: moldeo por inyección y extrusión.

Aplicaciones

Algunas de sus aplicaciones son:

Sacos y bolsas plásticas.
Film para invernaderos y otros usos agrícolas.
Juguetes.
Objetos de menaje, como vasos, platos, cubiertos...
Botellas.
Film estirable para enfardar palés.
Recubrimiento de cables.